Primeros Auxílios
Atención inmediata que se brinda a una victima
  • Infarto
  • El infarto al miocardio o ataque cardiaco es la obstrucción
  • Ver más
  • Mordedura
  • Aproximadamente el 1% de las mordeduras de serpientes
  • Ver más
  • Envenamiento
  • Medicinas, plantas, productos químicos y sustancias corrosivas
  • Ver más
  • R.C.P.
  • Cuando ocurre un paro cardiorespiratorio
  • Ver más
  • Fracturas
  • Es la pérdida de continuidad de un hueso, causada por un traumatismo
  • Ver más
  • Quemaduras
  • Las quemaduras son lesiones producidas por el contacto
  • Ver más
  • Asfixia
  • La víctima se lleva las manos al cuello y trata de respirar
  • Ver más
  • Hemorragias
  • Es la salida o pérdida de sangre de los conductos naturales
  • Ver más

Primeros Auxilios

Se entiende por primeros auxilios a la atención inmediata que se le brinda a una víctima de accidente. Dicha atención es realizada en el propio lugar de los acontecimientos, mientras se hace presente un médico, alguna persona debidamente calificada o se realiza el traslado a un centro asistencial. La gran mayoría de los accidentes se podrían evitar con la debida prevención; sin embargo, cuando éstos ocurren debemos estar preparados para ayudar a la víctima aplicando medidas sencillas pero importantes, las cuales pueden mantener viva a la persona mientras llega ayuda Transporte de Víctimas No se debe trasladar a la víctima de un traumatismo (golpe) sin antes haberla inmovilizado; puede tener una fractura. Solicite ayuda. Si tiene que trasladarlo, improvise una camilla con maderas, sábanas o cobijas. Lo importante es que ésta logre inmovilizar a la persona especialmente el cuello y la cabeza impidiendo que se vaya hacia atrás. Arrastre la camilla improvisada y con ayuda de otras personas gire al paciente; (cuidando siempre de mantener la cabeza y el cuello inmovilizado) con el objetivo de deslizar una cobija o tabla debajo de él, y luego bajarlo con cuidado.

 

 

Infarto:

Lo que sucede:

El infarto al miocardio o ataque cardiaco es la obstrucción de una arteria, impidiendo el flujo sanguíneo a un área determinada del corazón, lesionándola. El infarto puede ser fatal, por lo que requiere asistencia médica inmediata.

Síntomas:

Dolor toráxico retroesternal, que aparece generalmente durante la actividad física, ejercicio o incluso en reposo. Además de estos síntomas puede aparecer sensación de hormigueo en el brazo izquierdo, dolor de mandíbula, palidez y/o sudoración fría.

¿Qué Hacer?:

Solicite ayuda médica inmediatamente. Mantenga al paciente en reposo y afloje su ropa (cinturón, corbata, etc.).

En caso de paro Cardiorespiratorio, aplique resucitación cardiopulmonar.


Mordedura de Serpiente:

Lo que sucede:

Aproximadamente el 1% de las mordeduras de serpientes venenosas son fatales cuando no se atienden a tiempo. Aunque es difícil reconocer la serpiente que causó el accidente, es necesario buscar un médico, mientras se mantiene a la víctima acostada y tranquila.

Síntomas:

Edema o hinchazón y dolor con sensación de hormigueo en el lugar de la mordida. Manchas moradas en la piel Pulso acelerado Debilidad y visión borrosa Náusea, vómito y dificultades para respirar.

Qué no hacer:

  • No le dé a la víctima alcohol, sedantes o analgésicos
  • Nunca haga cortes o incisiones
  • No se recomienda el uso del torniquete

Qué hacer:

Lo primordial en este tipo de lesión es inmovilizar a la víctima con lo cual se evita que el veneno pase rápidamente por el organismo. Solicite ayuda médica o traslade a la víctima.


Envenenamiento:

Lo que sucede:

Las medicinas, plantas, productos químicos y sustancias corrosivas, son los principales causantes de envenenamiento o intoxicación, especialmente en niños; por lo que debe mantener estos productos alejados de su alcance.

Síntomas:

Son muy variados y van desde la ausencia total de ellos hasta quemaduras en los labios y en la boca. Aliento con olor a la sustancia ingerida. Alteración del ritmo-cardiaco. Pérdida de la conciencia. Convulsiones y eventualmente paro cardiorespiratorio.

Qué no hacer:

Si la víctima está inconsciente no dé a tomar ningún tipo de líquido y no provoque el vómito, en especial si el agente es tóxico como keroseno, gasolina, ceras, thiner, amoniaco o sosa cáustica.

Qué hacer:

Si es posible identifique el tipo de veneno ingerido y la cantidad.

Inducir el vómito sólo en personas conscientes y que no hayan ingerido tabletas o medicamentos 3 horas antes del incidente. Para ello estimule la garganta con un dedo o dé a beber agua tibia con sal y azúcar.


Reanimación Cardio-Pulmonar Básica (RCP):

Lo que sucede:

Cuando ocurre un paro cardiorespiratorio, la víctima presenta ausencia de respiración y pulso así como una piel fría y pálida, labios y uñas azulados.

Qué no hacer:

No le dé nada de comer, beber u oler a la víctima, con la intención de reanimarla.

Solamente use los procedimientos que se describen a continuación.

Qué hacer:

Debe quedar bien claro que la maniobra de RCP se da exclusivamente una vez que se ha verificado que el paciente no tiene pulso ni tiene respiración.

Ante la presencia de un paciente inconsciente:

  • Acérquese al paciente y pregunte si está bien. Verifique si hay respiración y pulso. Coloque al paciente en posición supina o boca arriba. Pida ayuda.
  • Abra y despeje la vía aérea colocando al paciente en rectificación del cuello. Debe realizarse con mucho cuidado y precaución.
  • Mire, oiga y sienta la respiración (de 3 a 5 seg.)
  • Realice 2 ventilaciones, si no hay elevación del tórax, reposicione la cabeza del paciente y de nuevo realice las 2 ventilaciones.
  • Determine si hay pulso o no a nivel carotideo (cuello)
  • Ubique el punto exacto para realizar las compresiones, desplazando los dedos índice y medio por el reborde costal inferior de la última costilla hacia el esternón y a unos 2.5 cm. Coloque la palma de su mano.
  • Si usted está solo; comience a dar 15 compresiones y luego 2 ventilaciones.
  • Reevalue la respiración y pulso después de 4 ciclos. Repita todos los pasos si es necesario.
  • Con 2 personas sólo tiene que indicar en voz alta el número de las compresiones para sincronizar el esfuerzo y entonces dar una ventilación por 5 compresiones cardiacas.


Fracturas:

Es la pérdida de continuidad de un hueso, causada por un traumatismo (golpe), directo o indirecto.

Hay dos tipos de fracturas: abiertas; cuando el hueso atraviesa la piel y se ve claramente y cerradas; en la que no se ve el hueso. En ambas hay que proceder con precaución.

Síntomas:

Dolor en el lugar del traumatismo, edema y limitación del movimiento: son las características que nos hacen sospechar de una fractura.

Qué no hacer:

No se mueva a la víctima hasta inmovilizar el lugar lesionado.
No le dé ningún tipo de alimento, ni analgésico.

Qué hacer:

  • Solicite asistencia médica y mientras tanto mantenga a la persona tranquila y caliente.
  • Para ello ubique el pulso periférico (alrededor de la herida).
  • Verifique si la fractura no interrumpió la circulación sanguínea.
  • Inmovilice el hueso o la articulación lesionada con una férula.
  • Mantenga la zona afectada a un nivel más elevado que el resto del cuerpo y aplique compresas de hielo para disminuir la inflamación, el dolor y la progresión del hematoma (moretón)
  • En las fracturas abiertas proceda a colocar además de la inmovilización, compresas estériles en la zona afectada para tratar de evitar la infección.
ESGUINCE

Es la lesión que se produce al hiperectender una articulación, lo que produce lesión en los ligamentos, requiriendo inmovilización y el traslado a un centro de asistencia médica.

LUXACIÓN

Es la salida de los huesos de su posición normal en cada una de las articulaciones; se aprecia deformidad, dolor y no se puede movilisar la articulación afectada.

Qué hacer:

Tanto en los esguinces como en las luxaciones debe proceder a inmovilizar la zona afectada y aplicar los mismos cuidados que en las fracturas.

Qué no hacer:

No debe tratar de regresar el hueso a su lugar
No dé masajes

Improvise una Férula

Amarre delicadamente el miembro lastimado (brazos o piernas) a una superficie rígida, como una tabla, una revista doblada, un palo de escoba o cualquier otro objeto.
Use ataduras de tela o cinturones, sin apretar mucho para no entorpecer la circulación sanguínea.

Improvise un cabestrillo

Utilice un pedazo grande de tela con las puntas sujetas alrededor del cuello. Esto sirve para sostener el brazo en casos de fracturas de muñeca, antebrazo, codo, costillas o clavícula.

Unicamente utilice el cabestrillo si el brazo herido se puede flexionar sin dolor o si ya está doblado.



Quemaduras:

Las quemaduras son lesiones producidas por el contacto con un agente que produce calor o irritación directa y pueden no solamente afectar la piel, sino los huesos, los músculos, los nervios y los vasos sanguíneos.


Las quemaduras pueden ser producidas por diversos agentes físicos como el fuego; químicos como ácidos, álcalis y biológicos como algunos animales marinos.
Actualmente se clasifican como quemaduras de:
  • 1er Grado:
    Aquellas que no pasan de producir daños a la epidermis. Se caracterizan por enrojecimiento y edema. El paciente puede presentar dolor leve.
  • 2do. Grado:
    Afectan la epidermis y la dermis pero no pasan el tejido basal. Se presentan con dolor intenso, enrojecimiento y ampollas, lo que le da aspecto moteado a la piel. No se deben romper las vesículas.
  • 3er. Grado:
    Todas las capas de la piel son dañadas por lo que usted puede apreciar áreas negras con áreas rojizas en la zona, por lo general el paciente no sentirá dolor alguno. Se pueden dañar músculos e inclusive huesos.

Qué hacer:

Observe si hay quemaduras graves como son las de las manos, genitales, cara y tracto respiratorio utilizando como señal de ello la quemadura en cejas, labios, nariz, pestañas, bigotes y barba.
Lave con abundante agua limpia y a 37°C, aproximadamente.
Cubra con gasas estériles y húmedas.
Mantenga la zona afectada elevada para evitar en lo posible el edema.
En quemaduras extensas y en pacientes conscientes, dé a tomar líquidos, especialmente aquellos ricos en hidroelectrolitos.
Retire joyas y prendas en las quemaduras de manos.
Solicite ayuda.

En caso de quemaduras químicas:

Protéjase con guantes y lentes evitando que caiga químico sobre usted.
Lave con abundante agua por unos 20 minutos, cuidando de que no se extienda el químico por el resto de la piel sana.
Si se trata de polvos, trate de removerlos con una toalla o gasa.
Cubra con gasas estériles y secas.

En caso de quemaduras eléctricas:

Asuma que el agente está activo, recuerde que esta escena es peligrosa.


Observe que el paciente no esté en contacto con algún cable. Si es así retírelo con algún palo o madera.
Verifique la vía aérea y la respiración.
Aplique RCP si se requiere. Verifique si hay lesiones en la columna y la cabeza.
Evalúe las quemaduras, retire los restos de ropa, etc.
Cubra con gasas estériles y húmedas.
Transporte al lesionado a un centro de asistencia médica.


Asfixia y Cuerpos Extraños:

Oído
No introducir líquidos en los oídos y no intentar retirar el cuerpo extraño con ningún tipo de objetos ya que puede lesionar al paciente. Trasládelo a un centro de asistencia médica.

Ojos
No deje que la víctima se toque los ojos, lave con abundante agua limpia o suero fisiológico, cúbralos con gasas y traslade de inmediato a un centro de asistencia médica.

Nariz
Dé instrucciones a la víctima para que respire únicamente por la boca, orientándola a sonarse la nariz delicadamente varias veces. No introduzca ningún instrumento en las fosas nasales para retirar el objeto. Si éste no sale, solicite ayuda médica.

ASFIXIA

Maniobra de Heimlich

Esta maniobra es usada en pacientes que presentan obstrucción mecánica de la vía aérea superior, esto se conoce como atragamiento.
Los signos de atragamiento son:

  • La víctima se lleva las manos al cuello y trata de respirar
  • No puede hablar, ni toser, ni respirar.
  • Está cianótico (aparece coloración violácea en labios y lecho ungueal).

Qué hacer:

Pregunte si está atragantado, si puede hablar, toser o respirar.
Pida ayuda Colóquese detrás del paciente, con sus brazos alrededor de la cintura de la víctima, haga un puño con la mano derecha y colóquela con el lado del pulgar un poco más arriba del ombligo y por debajo del apéndice xifoides del esternón, sitúe su mano izquierda sobre el puño y haga compresión con un movimiento rápido y ascendente.
Si es necesario, repita 4 veces.
Busque ayuda médica.
Repita varias veces, hasta lograr que el objeto sea expulsado o el paciente comience a toser.

Si la víctima queda inconsciente

Pida ayuda y deslícelo al suelo.
Abra la boca de la persona y trate de ver el cuerpo extraño.
Si lo ubica, entonces gire la cabeza del paciente hacia el lado izquierdo y con el dedo índice trate de sacarlo.
Si no puede, ventile dos veces al paciente.
Coloque su mano extendida en el centro del abdomen y la otra mano sobre la primera e inmediatamente presione el abdomen con movimientos rápidos y ascendentes.
Si el paciente no responde, no respira y no tiene pulso, entonces proceda con el RCP.

En niños:

Si la víctima es un bebé, acuéstelo boca abajo apoyado en un brazo.
Dele 4 golpes fuertes en la espalda, pero sin hacerle daño.
Mantenga el bebé apoyado en un brazo, acostado de espaldas, con la cabeza más baja que el resto del cuerpo y apoye 2 ó 3 dedos en su abdomen, ligeramente arriba del ombligo y debajo de la caja toráxica.
Presione con la punta de los dedos, con un movimiento ascendente.
Si es necesario, repita 4 veces. Busque ayuda médica.


Hemorragias:

Es la salida o pérdida de sangre de los conductos naturales (arterias, venas y capilares)

Clase de Hemorragias:

Interna:

Ocurre en los órganos como hígado, brazo, riñones y no la podemos ver directamente.

Externa:

Es la que podemos observar

Tipos de Hemorragias:

Arterial:

Roja brillante y sale con gran fuerza, es un chorro intermitente.

Venosa:

Roja oscura, sale suavemente y continua.

Capilar:

Lento, descrito como brotado de la herida, es de color rojo pero no tan brillante como la arterial.

Signos y síntomas:

Piel fría y pálida, pulso rápido y débil, confusión, shock.

Qué hacer:

Es prácticamente igual para todo tipo de hemorragias.

  • Primero que nada colóquese guantes y lentes de protección, aplique presión directa sobre la herida.
  • Coloque una gasa y si la hemorragia es muy profusa y no tiene tiempo de buscar otra gasa entonces coloque su mano con el respectivo guante y ejerza presión por espacio de 10 a 30 minutos.
  • Eleve la extremidad por encima del nivel del corazón.
  • Verifique si ha disminuido la hemorragia, sino es así, aplique gasas adicionales y un vendaje compresivo.
  • No retire el que ya había colocado.
  • Si aún no disminuye aplique presión en el punto arterial adecuado, este corresponde a la arteria que irriga el tejido lesionado.
  • En el caso de las extremidades superiores es la arteria braquial y en el miembro interior es el punto femoral.
  • Eleve la zona afectada.
  • Traslade al paciente a un centro de asistencia médica.

Hemorragias internas:

Sospecharemos de ella cuando estemos ante un paciente que refiere por lo general un traumatismo severo principalmente en el abdomen, dolor de fuerte intensidad, palidez, sudoración fría y disminución de los signos vitales en especial la tensión arterial la cual va disminuyendo progresivamente al igual que el estado general del paciente.

Qué hacer:

No le dé alimentos a la víctima ni la caliente demasiado con cobertores.
Pida auxilio médico inmediato.

Hemorragia nasal:

Qué hacer:

  • Incline la cabeza de la persona hacia adelante, sentada, evitando que la sangre se vaya hacia la garganta y sea ingerida, provocando náuseas.
  • Comprima la fosa que sangra y aplique compresas frías en la zona.
  • Después de algunos minutos, afloje la presión despacio y no suene la nariz.
  • Si la hemorragia persiste, comprima nuevamente la nariz y solicite ayuda médica.

Torniquete

Qué hacer:

  • Amarre ligeramente un lienzo limpio arriba de la herida, enrollándolo firmemente dos veces.
  • En seguida amarre un listón de madera, bolígrafo, etc., sobre el nudo de la tela.
  • Tuerza el listón hasta que cese el sangrado.
  • Asegúrelo con las puntas libres de la tela.
  • Marque la hora en que se aplicó el torniquete.
  • Revise gradualmente cada 10 ó 15 minutos.
  • Vaya aflojando el torniquete para mantener la circulación del miembro afectado.
  • Busque ayuda médica inmediata.

Este procedimiento debe realizarse cuidadosamente y con el material adecuado, ya que de lo contrario, en lugar de ser beneficioso puede ser perjudicial.

Material adecuado para realizar el torniquete:

Un rollo de gasa de 10cm, de ancho y 20 cm. de largo, colocado sobre la herida y luego ajustado con una venda de no menos de 10 cm. de ancho.